El Congreso de EE.UU. sopesa una resolución que limita la participación de Estados Unidos en Libia, dos meses después de que el presidente Barack Obama autorizara ataques militares contra ese país.

Obama autorizó los ataques el pasado 19 de marzo, dentro de la llamada operación "Odyssey Dawn", sin hacer consultas con el Congreso.

Pero según una ley que data de 1973, el Gobierno de Obama tenía un plazo de 60 días para conseguir el visto bueno del Legislativo a esas operaciones o frenarlas del todo en un plazo de 30 días.

Al concluir el plazo hoy, un grupo bipartidista de siete senadores presentó una resolución no vinculante que apoya "un uso limitado de la fuerza militar de EE.UU. en Libia, como parte de la misión de la OTAN para hacer cumplir la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas".

Esa resolución exigía la puesta en marcha de "todas las medidas necesarias" para proteger a la población civil en Libia, el establecimiento de una zona de exclusión aérea, y el cumplimiento de un embargo de armas contra el régimen de Muamar Gadafi.

La resolución fue presentada por los senadores republicanos John McCain, Lindsey Graham y Saxby Chambliss, los demócratas Dianne Feinstein, John Kerry y Carl Levin, y el independiente Joe Lieberman.

La iniciativa apoya la política exterior de EE.UU. hacia Libia pero también pide que Obama entregue al Congreso un informe sobre los objetivos de Washington en ese país antes y después de la salida de Gadafi, y que el mandatario realice consultas periódicas con el Congreso.

El texto de la resolución apoya "las aspiraciones del pueblo libio a la reforma política" y un gobierno en base a "los derechos humanos y democráticos".

También apoya el objetivo de EE.UU. de conseguir la salida del poder de Gadafi "para que pueda comenzar una transición pacífica hacia un gobierno de inclusión que garantice la libertad, la oportunidad y la justicia para el pueblo de Libia".

En paralelo a la resolución, el senador republicano Richard Lugar exigió hoy a Obama que explique el alcance y duración de las operaciones estadounidenses en Libia y su objetivo respecto al régimen libio.

La falta de consultas apropiadas con el Congreso "dejan al pueblo estadounidense sin un entendimiento claro que los intereses que están en juego en Libia y cómo están relacionados con otros retos que afrontamos como país", advirtió Lugar, el republicano de mayor rango dentro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

"El pueblo estadounidense tampoco entiende cuáles son los costos que tendrán que asumir respecto a las operaciones en Libia, y qué otras prioridades tendrán que ser sacrificadas para apoyar esas operaciones", sentenció Lugar.

Aunque Estados Unidos transfirió la autoridad para la "Operación Odyssey Dawn" en Libia al comando de la OTAN, los legisladores quieren que la Administración rinda cuentas sobre la misión estadounidense en ese país.