Estados Unidos impuso sanciones a siete empresas internacionales que están apoyando el sector energético de Irán, entre ellas la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), según fuentes del Departamento de Estado.

Al imponer estas sanciones, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, "quiere enviar un mensaje claro y contundente a las empresas de todo el mundo: aquellas que continúen con su apoyo irresponsable al sector energético de Irán y ayudando a Irán a evadir las sanciones de EE.UU., sufrirán serias consecuencias", apunta su departamento en un comunicado.