Una misión de la Unesco está en la ciudad boliviana de Potosí para evaluar el riesgo de desplome del Cerro Rico, una de los principales riquezas de España en los siglos XVI y XVII, en donde los mineros amenazan con no permitir su trabajo sin que se llegue a un acuerdo con ellos para inspeccionar la mina.

El ministerio de Culturas anunció a Efe que los expertos de la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), coordinados por es el español Josep Mata Perelló, llegaron a La Paz el domingo y hoy están en Potosí, a 4.000 metros de altitud, para planificar su trabajo, que durará una semana.

El Gobierno del presidente Evo Morales pidió la misión para hacer un diagnóstico sobre el derrumbe en la cima cónica del cerro, donde hay un boquete de 22 metros de diámetro y 20 de profundidad que ha provocado preocupación sobre los riesgos de ese patrimonio.

Los yacimientos de plata del Cerro Rico, cuya cima está a 4.702 metros sobre el nivel del mar, han sido explotada sin parar desde 1545 y fueron una de las principales fuentes de ingresos de España.

La Unesco lo nombró en 1986 Patrimonio Natural y Cultural de la Humanidad, es el principal atractivo turístico de Potosí y sus minas de plata, estaño y zinc son explotada por unos 12.000 mineros.

El gerente regional de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol, estatal), Gabriel Arancibia, declaró a Efe que están listos para realizar mañana la inspección de la cima del Cerro Rico, pero que hablarán con los mineros, para evitar incidentes.

Arancibia dijo que el derrumbe en la cima no es consecuencia de operaciones mineras recientes, porque han sido prohibidas por encima de la cota de los 4.400 metros, sino de trabajos de muchos años atrás y la falta de mantenimiento del lugar.

Sin embargo, las autoridades de Potosí advirtieron sobre el riesgo del desplome debido a que las actividades mineras en la montaña han dejado numerosos túneles que, según algunos cálculos, se extienden hasta por 160 kilómetros.

Un dirigente de la Federación de Cooperativas Mineras de Potosí, Julio Quiñones, dijo que el sector considera una "provocación" que la misión de la Unesco y el Gobierno visite el Cerro Rico sin una reunión previa para escuchar su punto de vista.

"Si hay algún problema o alguna reacción de parte de los mineros de base, los únicos responsables serán quienes llevaron la misión al Cerro Rico", dijo Quiñones.