El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió hoy ante el principal grupo de presión pro israelí en EE.UU. su propuesta para que Israel reabra la negociación con los palestinos basándose en las fronteras de 1967, que ha sido rechazada de plano por el Gobierno de Benjamin Netanyahu.

En su primer discurso como presidente ante la conferencia anual de la AIPAC, el principal grupo de presión pro israelí en EE.UU., Obama dijo que los lazos que unen su país con Israel son "inquebrantables", pero insistió en que la situación actual del conflicto es "insostenible" y que es necesario reabrir el proceso de paz.