El jefe de los servicios de inteligencia iraní, Heidar Moslehi, anunció hoy el arresto de treinta personas presuntamente relacionadas con el servicio de inteligencia estadounidense.

En declaraciones divulgadas por la agencia estatal de noticias iraní, Irna, Moslehi explicó que los supuestos espías colaboraban con los consulados de Malasia, Turquía y Emiratos Árabes.

Según el clérigo su misión era proporcionar información sobre proyectos científicos y nucleares de la república islámica.

Irán ha detenido en los últimos meses a varios ciudadanos de su país y les ha acusado de espiar para Estados Unidos e Israel, países a los que acusa de mantener una guerra blanda con la república islámica.

Moslehi criticado por el gobierno pero apoyado por el líder supremo de la revolución, ayatolá Ali Khamenei, mantiene un pulso con el presidente Mahmud Ahmadineyad que trató de destituirlo en el último mes.

Personas cercanas al mandatario como su poderoso jefe de Gabinete, Esfandiar Rahim Mashai acusan al clérigo de no hacer lo suficiente para detener esa guerra blanda.