El Gobierno peruano ratificó hoy el acuerdo con Ecuador por los límites marítimos entre ambos países, un día después del viaje realizado por el mandatario de Perú, Alan García, a Quito.

Según el boletín oficial "El Peruano", el Gobierno ratifica así la resolución del miércoles del Congreso peruano, que aprobó por unanimidad el llamado "Acuerdo por Intercambio de Notas de contenido idéntico entre la República del Perú y la República del Ecuador sobre Límites Marítimos".

La resolución del Ejecutivo considera que la ratificación "es conveniente a los intereses del Perú".

Las notas sobre los límites, que por referirse a un acuerdo limítrofe han tenido que contar con la aprobación de los Congresos de ambos países, establecen el paralelo geográfico como límite marítimo entre ambas naciones, en atención a la existencia de islas en el área adyacente a la frontera terrestre común.

Además, establecen las bases para el desarrollo de acciones conjuntas para el reconocimiento del Golfo de Guayaquil como "bahía histórica" y contemplan un área marítima de aguas interiores bajo la soberanía de cada uno de los países.

Cuando se intercambiaron las notas, el canciller peruano, José Antonio García Belaunde, aseguró que el acuerdo favorecía la posición peruana en la demanda por límites marítimos presentada contra Chile ante la Corte de Justicia de La Haya.

El tratado con Ecuador señala que los acuerdos trilaterales de 1952 y 1954, firmados por Ecuador, Perú y Chile, se refieren a la pesca y no son de límites marítimos, tal como señala el Gobierno chileno para rechazar la demanda peruana.

En una rueda de prensa conjunta realizada ayer con su colega peruano, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, dejó claro que su país no piensa entrar en la disputa sobre límites marítimos que Perú y Chile dirimen ante un tribunal de La Haya.

"En el caso de Ecuador no hay necesidad de acudir a ninguna instancia porque no hay litigio, ni visos de litigio alguno, más aun después de que se ratificaran sin duda alguna, sin ambage alguno, los límites marítimos entre las dos naciones", dijo Correa.

El presidente García aludió a la sensibilidad que el tratado bilateral ha despertado en Chile: "Sé que hay en Santiago alguna preocupación por este viaje" y aclaró "no estamos aquí para unirnos contra Chile, de ninguna manera".