Los Duques de Cambridge, el príncipe Guillermo y Catalina, regresaron al Reino Unido tras pasar su luna de miel en las islas Seychelles, confirmó hoy un portavoz del palacio de St James.

La pareja eligió ese idílico destino para pasar diez días después de celebrar su boda, el pasado 29 de abril, en la Abadía de Westminster.

La misma fuente oficial indicó en un comunicado que los recién casados "disfrutaron de ese tiempo juntos y están agradecidos al Gobierno de Seychelles por su ayuda a la hora de hacer que su luna de miel fueran diez días tan especiales y memorables".

Además del vestido que lució la novia, cuyo diseñador, la británica Sarah Burton, de la casa Alexander McQueen, no se conoció hasta el último momento, el destino de la luna de miel de la pareja fue otro de los grandes secretos relacionados con el enlace real.

Los medios locales barajaron numerosas opciones como Jordania, Australia o Kenia -país en el que Guillermo pidió la mano de Kate-, las islas Mauricio o incluso una propiedad real en el condado de Hampshire (sur de Inglaterra), donde tanto el príncipe Carlos -con Lady Di- en 1981, como la reina Isabel -con el duque de Edimburgo- en 1947, pasaron parte de sus lunas de miel.