La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, concluyó hoy una intensa visita de casi una semana a Estados Unidos, en la que ha tenido ocasión de visitar empresas y universidades y reunirse con miembros del Gobierno y la comunidad costarricense.

Hoy, último día oficial de su visita, la presidenta quiso mantener un encuentro con un centenar de miembros prominentes de la comunidad en EE.UU., como empresarios, profesionales y altos funcionarios de los organismos internacionales.

Además, tiene previsto una visita esta tarde a la prestigiosa universidad de Georgetown, donde pronunciara un discurso de graduación, acto con el que cerrará su visita antes de regresar a Costa Rica, mañana.

Concluye así una intensa visita de seis días que la ha llevado a San Francisco y Washington, y que han tenido varios momentos importantes, como la firma de un crédito de 132 millones de dólares con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la reunión con el secretario estadounidense de Energía, Stephen Chu.

El préstamo del BID se destinará a impulsar el combate de la violencia asociada al crimen organizado en Costa Rica.

La firma del préstamo, de una duración de 25 años, se produjo ayer viernes en la sede del BID en Washington, en un acto en el que Chinchilla aseguró que, pese a su importancia, "no es suficiente".

Recordó que es necesario que el Congreso costarricense apruebe la reforma tributaria propuesta por su Gobierno para que "Costa Rica garantice una financiación sostenible para los cuerpos de seguridad".

"Cambió el mundo, cambio la región, y el perfil criminal en el país, a partir de ahora sí que necesitamos mejorar la capacitación y los recursos de seguridad", dijo Chinchilla.

Según datos del BID, en 2009 la tasa de homicidios en Costa Rica se ubicó en 11,6 homicidios por 100.000 habitantes.

A pesar de ser la más baja de Centroamérica, Costa Rica ha registrado una constante tendencia al alza, con incrementos del 33 % entre el 2004 y el 2006; y del 37 % entre el 2007 y el 2009.