Costa Rica considera que Honduras debe reincorporarse "plenamente" a la Organización de Estados Americanos (OEA), dijo hoy en San Salvador el canciller René Castro, quien llamó a apoyar el esfuerzo de ese país para retornar a un sistema democrático.

"Nosotros somos entusiastas en la oportunidad de que siendo El Salvador y siendo la región huésped de la OEA es natural que nos escuchen y que Honduras se reincorpore plenamente", declaró el canciller costarricense a periodistas.

Se refirió así a la 41 Asamblea General de la OEA que se celebrará en San Salvador del 5 al 7 de junio próximo y que tendrá como tema principal la seguridad ciudadana.

"Hay que apoyar el esfuerzo (de Honduras) para retornar a un sistema democrático que se interrumpió y que tantos esfuerzos ha venido haciendo el Gobierno de ese país, en medio también de una crisis financiera, de problemas sociales y de desempleo, por estar en un retorno pleno a la democracia que impera a la región", dijo.

"Creemos que hay que reconocerlo y que hay que darle ese respaldo", añadió.

A su juicio, "es evidente que ha habido un esfuerzo del Gobierno hondureño" de buscar su retorno a la OEA, de la que fue excluida tras el golpe de Estado de junio de 2009 contra el entonces presidente, Manuel Zelaya.

"Hay una aspiración del pueblo hondureño de volver a ser un miembro con plenos derechos en los organismos internacionales y nos parece que es justo reconocer ese esfuerzo", agregó.

Por su lado, el canciller salvadoreño, Hugo Martínez, confirmó el lunes que se están "buscando las condiciones" para celebrar una reunión del Consejo Permanente de la OEA, con el fin de abordar la reincorporación de Honduras a ese organismo.

"Si todo va bien, Honduras ya pueda participar de manera definitiva en la Asamblea General en San Salvador", anticipó Martínez, sin precisar los países que están promoviendo la iniciativa.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, destacó la semana pasada la decisión del Tribunal de Apelación de la Corte Suprema de Justicia de Honduras de suspender los dos juicios contra Zelaya y dijo que "iniciará consultas con los Estados miembros para examinar su disposición a convocar a una Asamblea General a fin de considerar este tema".