El volumen de hielo en el Ártico ha disminuido un 36 % en la temporada de otoño y un 9 % en la de invierno entre 2003 y 2012, lo que viene a confirmar la disminución de la superficie del casquete en torno al Polo Norte, que alcanzó un mínimo histórico el pasado mes de septiembre.

Según un equipo de investigadores que han trabajado con datos del satélite CryoSat, desde 2008 se han perdido unos 4.300 kilómetros cúbicos de hielo en el océano Ártico en otoño y alrededor de 1.500 kilómetros cúbicos en invierno, destacó hoy la Agencia Espacial Europea (ESA) en un comunicado.

El equipo, liderado por científicos del University College of London, ha realizado sus estimaciones a partir de los registros de CryoSat, un satélite de la ESA dotado de un radar altímetro de alta resolución que permite medir el grosor del casquete.

Los datos de satélite muestran que la cobertura de hielo disminuye en todas las estaciones, pero en particular durante los veranos, y en los seis últimos se han registrado las menores coberturas de las últimas tres décadas.

En septiembre del pasado año se llegó a un mínimo histórico con unos 3,61 millones de kilómetros cuadrados.

Aunque las cifras de los dos últimos años no son suficientes para establecer tendencias de largo plazo, los investigadores consideran que el menor grosor de la capa de hielo en el invierno de 2012 respecto a la de un año antes ha podido contribuir al mínimo de la superficie de hielo constatada en septiembre.

"Los datos revelan que la gruesa capa de hielo marino ha desaparecido de una región al norte de Groenlandia, del archipiélago canadiense y al noreste de Svalbard", indicó Katarine Giles, coautor del estudio.

El director de la misión CryoSat, Tommaso Parrinello, destacó que frente a la contribución de otros satélites sobre la superficie del casquete polar, el suyo permite estimar el volumen de hielo marino, lo que constituye un indicador "mucho más preciso" sobre los cambios que se están produciendo en el Ártico".