Benedicto XVI aseguró hoy que ha renunciado al papado "en plena libertad por el bien de la Iglesia".

El papa hizo esta afirmación al comienzo de la audiencia de los miércoles, en su primera aparición pública tras anunciar que renunciará al papado el 28 de febrero, debido a su avanzada edad y a que le faltan las fuerzas.