El número de familias damnificadas por las copiosas lluvias en Bolivia se ha incrementado en las últimas horas a 9.600, que viven en seis de las nueves regiones del país, informó hoy el ministro de Defensa, Ruben Saavedra.

Saavedra dio la información a los medios en su visita a la zona sur de La Paz, donde el domingo y el lunes el desborde de los ríos causó daños en puentes perjudicando varios barrios e inundó decenas de viviendas donde la gente perdió "todo lo que tenía".

El ministro dijo que se registraron 350 familias damnificadas en el pequeño municipio de Mecapacapa, al sur de La Paz, donde se ha entregado hoy ayuda humanitaria para paliar la situación de crisis.

Los departamentos afectados son los andinos La Paz, Oruro y Potosí, el central Cochabamba y los sureños Chuquisaca y Tarija.

El número de familias damnificadas creció desde el lunes cuando Defensa Civil indicó que la cifra era de 8.700 pero subía de forma constante por las lluvias principalmente en la zona andina.

Además, entre noviembre y el fin de semana pasado murieron 18 personas ahogadas por causa de las riadas o impactadas por rayos durante los temporales que vive el país por la época de lluvias.