El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Alí Akbar Salehi, afirmó hoy en Moscú que su país espera "pasos positivos" de la reunión con los representantes de las potencias del Grupo 5+1 sobre la cuestión nuclear iraní que se celebrará a fines de mes en Kazajistán.

"Esperamos que en el curso de esa reunión se den pasos positivos y constructivos para la solución de este asunto", dijo Salehi a la prensa al término de una reunión de la comisión intergubernamental ruso-iraní de cooperación económica y comercial.

El jefe de la diplomacia iraní indicó que las instalaciones de la base militar Parchin, cerca de teherán, no son nucleares y su país no tiene obligación de abrirlas a las inspecciones del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OEIA).

Sin embargo, el ministro mostró la disposición de su Gobierno a permitir la entrada de inspectores "una vez se establezcan los parámetros de cooperación con el OIEA"

La próxima reunión entre representantes de Teherán y el Grupo 5+1 (compuesto por China, EE. UU., Francia, Reino Unido y Rusia más Alemania) tendrá lugar el próximo 25 de febrero en la ciudad kazaja de Alma Ata.

"Desde luego, en el encuentro de Alma Ata plantearemos todos los problemas, incluido el incumplimiento (por Irán) de las demandas del Consejo de Seguridad que prohíbe el enriquecimiento (de uranio)", dijo hoy en Pretoria el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, según las agencias rusas.

Al mismo tiempo, Lavrov subrayó que las amenazas unilaterales, como la de "bombardear instalaciones nucleares", no hacen más que complicar el arreglo del problema, que según Moscú debe ser resuelto por la vía diplomática.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha impuesto varias tandas de sanciones internacionales a Irán por las sospechas de que trata de desarrollar un programa nuclear militar bajo el paraguas de sus esfuerzos atómicos civiles.