Al menos 21 supuestos insurgentes han muerto en las últimas horas a causa de combates entre dos grupos armados por el control del estratégico valle de Tirah, en el noroeste de Pakistán, informaron hoy a Efe fuentes oficiales.

Los choques en las zonas aledañas de Kambarkhel y Adamkhel costaron anoche la vida de cinco miembros del principal grupo talibán, el TTP, y de 16 milicianos de su rival Ansar-ul Islam (AI), según un miembro del organismo de coordinación de las áreas tribales.

Un funcionario de la administración local de la región tribal de Khyber, en la que se desarrollaron los combates, elevó a seis las muertes en las filas del TTP pero afirmó desconocer el número de bajas en AI.

El episodio de anoche forma parte del encarnizado enfrentamiento que mantienen desde hace semanas TTP, AI y un tercer grupo insurgente, Lashkar-e Islam (LI), en el triángulo formado por las zonas tribales de Khyber, Kurram y Orakzai.

El número de muertos en esos choques, en los que también ha participado el Ejército, superan ampliamente el centenar en apenas tres semanas.

Las Fuerzas Armadas pugnan desde hace años con la insurgencia por el control de una zona de gran valor estratégico.

El codiciado valle de Tirah sirve de acceso tanto a Afganistán como a áreas tribales vecinas, entre ellas Waziristán del Sur y del Norte, que albergan importantes bastiones desde los que la insurgencia opera a ambos lados de la frontera.