El anuncio de la renuncia de Benedicto XVI al pontificado sorprendió hoy a la prensa brasileña en pleno carnaval y desplazó de los portales de los principales medios a la fiesta pagana, que en estos días paraliza al país.

Tras conocerse el anuncio hecho hoy en el Vaticano, las fotos de sensuales bailarinas de las escuelas de samba de Río de Janeiro, que comenzaron sus desfiles la noche de este domingo, fueron a segundo plano y dieron paso a numerosas galerías de imágenes del papa Benedicto XVI.

Los portales brasileños también destacan que Benedicto XVI era esperado en Río de Janeiro en julio próximo para la Jornada Mundial de la Juventud y abren interrogantes sobre quién será elegido para ocupar su lugar.

El sitio en internet del diario O Globo subraya que se trata "de la primera renuncia de un papa en 600 años" y reproduce, al igual que los otros medios, el mensaje en el que Joseph Ratzinger anunció su decisión.

La Agencia Brasil (oficial) también destacó que es "la primera renuncia de un papa en la era moderna" y recordó que Ratzinger fue "uno de los cardenales más ancianos elegido papa", lo cual ocurrió cuando tenía 78 años.

También señala que Benedicto XVI "asumió el puesto en medio de uno de los mayores escándalos enfrentados por la Iglesia católica en décadas", desatado por "denuncias de abusos sexuales de clérigos con niños" en diversos lugares del mundo.