La renuncia de Benedicto XVI a su pontificado, que se hará efectivo el 28 de febrero según anunció hoy el propio papa, es una demostración de su grandeza espiritual, afirmó el vicepresidente de la Conferencia Episcopal Peruana, monseñor Pedro Barreto.

El representante de la Iglesia católica peruana dijo que la decisión causa mucha pena, pero era previsible porque la salud del papa estaba deteriorada desde los últimos meses.

La anunciada renuncia "ha sido una demostración de su grandeza espiritual, porque él mismo ha dicho que los cambios del mundo requieren de un vigor físico y espiritual que su salud le impiden cumplir", dijo en declaraciones recogidas por la agencia estatal Andina.

Barreto citó las palabras de Benedicto XVI al señalar que ahora su manera de servir a la Iglesia es "orar" por ella y ser "un instrumento de Dios".

El anuncio de la renuncia del papa fue difundido con gran despliegue por los portales de noticias de los principales medios locales y por los matutinos de la televisión peruana, algunos de los cuales consultaron con expertos en derecho canónico sobre los pasos que se seguirán en el Vaticano para la elección de su sucesor en marzo.