Las acciones de Apple subían hoy más del 1 % en bolsa tras publicarse que el gigante tecnológico está experimentando con el diseño de un dispositivo similar a un reloj de pulsera que ofrecerá algunas de las funciones de un teléfono inteligente.

A una hora y media para el cierre de la sesión en el mercado de valores electrónico Nasdaq, los títulos de la firma que dirige Tim Cook avanzaban el 1,42 % o 6,76 dólares para cambiarse por 481,74 dólares cada una, aunque en lo que va de año se han depreciado un fuerte 9,47 %.

Las ganancias se producían la misma jornada en la que el diario The Wall Street Journal publicó que la empresa ha debatido la posibilidad de desarrollar un "reloj inteligente" con el principal fabricante de sus productos, el gigante taiwanés Hon Hai Precision Industry, también conocido como Foxconn.

Apple "ha estado explorando este área durante un tiempo", según las fuentes cercanas a la empresa citadas por el rotativo, que añaden que la firma ya ha contratado a personal especializado en sensores y tecnologías relacionadas durante los últimos años para desarrollar este dispositivo.

El diario The New York Times ya publicó el domingo que Apple está experimentando con el diseño de un dispositivo con forma de reloj de pulsera que incorporaría el sistema operativo iOS, el mismo que su popular teléfono inteligente o su tableta electrónica, según fuentes conocedoras de estos planes.

El desarrollo del dispositivo se encuentra en fase experimental y podría ser utilizado también para realizar pagos móviles, según The New York Times, aunque ninguno de esos dos rotativos consiguió confirmar estas informaciones con un portavoz de la compañía de Silicon Valley.

El consejero delegado de Apple participará mañana en la conferencia sobre tecnología e internet que celebrará en San Francisco el banco de inversión Goldman Sachs, donde algunos esperan que Cook aproveche para anunciar el reparto de un nuevo dividendo entre sus accionistas.

La semana pasada, el fondo de alto riesgo Greenlight Capital, dirigido por el famoso David Einhorn, interpuso una demanda contra el gigante tecnológico para que reparta entre sus accionistas una mayor parte de su enorme pila de efectivo, que se eleva ya a los 137.000 millones de dólares.

En marzo del año pasado, la empresa ya cedió a las demandas de Wall Street con su primer reparto de dividendo desde 1995 y un masivo plan de recompra de acciones propias, pero el programa, de un total de 45.000 millones de dólares, no parece haber convencido a sus accionistas.