Las autoridades yemeníes han pedido a Teherán explicaciones por el barco iraní supuestamente cargado con armas y que fue interceptado en sus aguas territoriales el mes pasado, informó hoy la agencia oficial de noticias Saba.

Así lo hizo el ministro yemení de Asuntos Exteriores, Abu Baker al Qorbi, durante un encuentro con el embajador iraní en Saná, Mahmud Hasan Ali Zada.

Durante la reunión, Al Qorbi insistió en que "el Gobierno yemení no permitirá una injerencia en sus asuntos internos sea de la parte que sea, ni que sus territorios se conviertan en campo de batalla de otros".

Ayer, el ministro del Interior del Yemen, Abdel Qader al Qahtani, confirmó que la embarcación, llamada "Yihan 2" y capturada el 23 de enero frente a la costa de la provincia yemení de Mahra, era de Irán y adelantó que su país iba a adoptar medidas judiciales contra responsables iraníes.

El pasado día 8, las autoridades yemeníes pidieron de forma oficial al Consejo de Seguridad de la ONU ayuda para investigar este suceso.

El Gobierno de Saná acusa frecuentemente a Irán de apoyar a los rebeldes chiíes, los hutíes, en el norte del país, pero Teherán lo rechaza.

Asimismo, Arabia Saudí cree que las autoridades de la República Islámica prestan su respaldo a los hutíes para que lancen ataques contra su territorio.

Los hutíes, que dirigen una rebelión armada en el noroeste del Yemen, han librado combates desde 2004 contra las tropas yemeníes en la provincia de Saada, fronteriza con Arabia Saudí, que controlan prácticamente en su totalidad.

El presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, acusó también en octubre pasado a Irán de apoyar a movimientos separatistas en el sur del país, que se quejan de que están marginados por el Gobierno de Saná. EFE