El Gobierno de Colombia considera que el ritmo de los diálogos de paz con las FARC ha mejorado, pero instó a la guerrilla a que se ciña estrictamente a la agenda pactada porque las conversaciones no se abrirán a nuevos temas.

"No estamos aquí para hablar de lo divino y lo humano. Hay un derrotero claro de los temas motivo de estos diálogos y no vamos a desviarnos. Y esperamos que las FARC cumplan lo pactado", dijo el exvicepresidente de Colombia, Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno de Juan Manuel Santos.

En una declaración leída en La Habana, De la Calle reclamó a las FARC que agilicen la liberación de los dos policías y el soldado que mantienen cautivos y advirtió que cada secuestro "atenta directamente contra el proceso de paz".