La carne de caballo detectada en platos preparados de la marca Findus en los que se indicaba que se trataba de carne de vacuno procede de Rumanía, que era donde se ha aprovisionado el grupo francés Spanghero, proveedor indirecto del gigante de los congelados.

La emisora de radio "France Info" indicó hoy que Spanghero, una cooperativa radicada en Castelnaudary, en el sur de Francia, ha reconocido trabajar con un matadero de Rumanía donde se sacrifican bovinos y caballos.

Spanghero fue identificado como el origen del engaño sobre el tipo de carne de tres preparados de Findus por Comigel, una empresa cárnica también francesa con sede en Metz (noreste), a la que el grupo de congelados había señalado cuando se hizo público el escándalo en el Reino Unido.

Los servicios antifraude franceses anunciaron ayer la apertura de una investigación y el ministro de Agricultura, Stéphane Le Foll, consideró que "no es aceptable" el "engaño" sobre la composición de los platos de Findus y aseguró que se aplicarán "las sanciones necesarias".

En línea con lo que había hecho en el Reino Unido horas antes, Findus indicó ayer por la tarde que suspendía en Francia la venta de tres de sus platos preparados por la presencia de carne de caballo en lugar del vacuno indicado en las etiquetas, y que retiraba los lotes que había distribuido a las tiendas.

Findus Francia justificó estas medidas, que afectan a la lasaña boloñesa, el hachis parmentier y la musaka de su marca, por lo que denominó un "problema de conformidad" con el tipo de carne que atribuyó a uno de sus proveedores, Comigel.