El Yemen ha pedido de forma oficial al Consejo de Seguridad de la ONU ayuda para investigar un cargamento de armas supuestamente iraní que fue incautado en sus aguas territoriales, informó hoy la agencia oficial de noticias Saba.

El delegado del Yemen en la ONU, Yamal al Salal, entregó una carta del Gobierno yemení a Gary Francis Quinlan, presidente de la comisión del Consejo de Seguridad creada en el marco de la resolución 1737 para imponer sanciones a Irán.

La agencia señaló que la misiva incluye "la demanda del Gobierno yemení, que solicitó ayuda de la comisión del Consejo de Seguridad en la investigación del cargamento de armas incautado en aguas territoriales yemeníes y supuestamente procedente de Irán".

Las fuerzas yemeníes interceptaron el pasado 23 de enero un barco con armas y explosivos en sus aguas territoriales en una operación en la que participó la Marina de Estados Unidos.

La agencia oficial explicó entonces que la carga incluía misiles tierra-aire, material para fabricar explosivos, aparatos de control remoto para detonar bombas y proyectiles de mortero, entre otros.

Según el rotativo estadounidense The New York Times, que citó a responsables de EEUU no identificados, hay indicios de que Irán podría haber enviado el barco con armas a los rebeldes chiíes en el Yemen.

El Gobierno de Saná acusa frecuentemente a Irán de apoyar a los rebeldes chiíes, los "hutíes", en el norte del país, pero Teherán lo rechaza.

Los "hutíes", que dirigen una rebelión armada en el noroeste del Yemen, han librado combates desde 2004 contra las tropas yemeníes en la provincia de Saada, fronteriza con Arabia Saudí, que controlan prácticamente en su totalidad.

El presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, acusó también en octubre pasado a Irán de apoyar a movimientos separatistas en el sur del país, que se quejan de que están marginados el Gobierno de Saná.