La ciudad de Nueva Orleans, en Luisiana (EE.UU.) empezó hoy las celebraciones del último fin de semana previo al final de los carnavales, durante el que recorrerán sus calles hasta 16 desfiles distintos, así como la carroza más grande que ha participado jamás en su famoso Mardi Gras.

Con cinco desfiles el viernes, otros cinco el sábado y seis el domingo, la ciudad del Sur de EE.UU. vive las últimas jornadas de un período festivo que se inició el pasado 25 de enero, pero que se vio interrumpido durante nueve días a causa de la disputa de la Super Bowl en la propia Nueva Orleans el pasado 3 de febrero.

Las expectativas para este fin de semana se centran en el desfile de Endimión -la mayoría de las cabalgatas cogen su nombre de personajes mitológicos- que se celebrará el sábado y en el que está previsto que participe la mayor carroza de la historia de los carnavales.

La temática de la "súper carroza" -de más de cien metros de largo y con capacidad para unas 200 personas- girará en torno al histórico parque Pontchartrain Beach de la ciudad, e incluirá una réplica de una montaña rusa, según recoge la prensa local como el diario Northeast Mississippi Daily Journal.

Por su parte, hoy desfilarán las marchas en honor a Hermes, Selena, Morfeo, los centuriones y la Krewe d'Etat, mientras que el domingo circularán el famoso desfile de Baco y el de Napoleón.

El fin de semana supone el principio del final de una festividad que culminará el martes con el tradicional desfile Zulú, el festejo negro por excelencia del carnaval.

Además de los desfiles, las celebraciones del festival van desde "picnics" familiares junto al río Misisipi a fiestas de alto contenido erótico, siempre en la calle y acompañadas del jazz y el "blues" inseparables de la cuna de la música negra estadounidense.

La fama que ha adquirido este festival, que se celebra tradicionalmente el día anterior al Miércoles de Ceniza, revive durante semanas la ciudad que el huracán Katrina devastó en 2005.