Ocho civiles murieron y una veintena más resultaron heridos hoy en un mercado de la zona tribal de Orakzai, en el noroeste de Pakistán, a causa de la explosión de una bomba dentro de un comercio, informaron a Efe fuentes oficiales.

El atentado tuvo lugar hacia las 14:30 hora local (9:30 GMT) en el bazar de un área denominada Headquarter Chowk, según precisó un funcionario de la administración de Orakzai, Zeeshán Alí, quien reconoció que se desconocen los objetivos y la autoría del ataque.

Un miembro del organismo oficial que coordina las áreas tribales confirmó a Efe el atentado y el número de víctimas.

De acuerdo con la cadena local Geo, cinco de los fallecidos murieron en el acto, mientras que las otras tres víctimas mortales perecieron a causa de las heridas una vez trasladadas a centros sanitarios.

En las últimas semanas, Orakzai ha experimentado junto a otras zonas tribales vecinas una importante escalada de la violencia que ya se ha cobrado más de un centenar de vidas.

Las acciones de las fuerzas de seguridad contra los grupos insurgentes que operan en la región se han unido a combates entre las propias facciones integristas armadas, que luchan por el control de una zona de gran peso estratégico.

Los insurgentes y el Ejército pugnan en especial por el valle de Tirah, un importante enclave que sirve de acceso tanto a Afganistán como a bastiones talibanes situados más al sur.