La policía de Malasia interroga hoy a tres malasios, dos hombres y una mujer, detenidos bajo la sospecha de pertenecer a la organización terrorista Jemaa Islamiya y de trabajar para reclutar nuevos miembros, informan los medios locales.

Agentes de los cuerpos de seguridad arrestaron ayer por la tarde a Yazid Sufaat y Mohd Hilmi Ahsin, empleado en la cafetería que la esposa del primero gestiona en el edificio del Tribunal Superior en Kuala Lumpur.

La malasia Halimah Hussein fue detenida un poco antes en Kajang, un población del estado de Selangor, detalló la publicación "Free Malaysia Today".

Yazid Sufaat formó parte de los centenares de personas que los cuerpos se seguridad de Malasia investigaron y detuvieron a partir de 2000 en operaciones antiterroristas, hasta que salió en libertad en 2008.

Malasia aún retiene a 23 supuestos terroristas sin juicio en aplicación de la Ley de Seguridad Interna, que fue derogada en 2012 y permitía la detención ilimitada, según grupo defensores de los derechos humanos.

La subdirectora para Asia-Pacífico de Amnistía Internacional, Isabelle Arradon, calificó las tres últimas detenciones de "arbitrarias" y exigió la inmediata puesta en libertad de los sospechosos o, en caso contrario, que sean imputados en los juzgados.

La legislación que sustituyó a la Ley de Seguridad Interna permite la detención sin presentación de cargos hasta 48 horas.

Jemaa Islamiya es la principal organización terrorista del Sudeste Asiático, autora de los atentados más sangrientos y, según expertos, el eslabón de Al Qaeda en la región.