Francia pagó 17 millones de dólares para liberar a cuatro franceses secuestrados en Níger en 2010, y que siguen retenidos, aseguró hoy la exembajadora de Estados Unidos en Mali, Vicki Huddleston.

"Hace dos años, Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) secuestró a franceses en una mina de uranio en el norte de Níger, y para liberarlos, Francia pagó un rescate de cerca de 17 millones de dólares", señaló la exembajadora en una entrevista concedida a la cadena i-télé.

Huddleston se refiere a la captura en septiembre de 2010 de siete personas vinculadas a la explotación de una mina de extracción de uranio del grupo francés Areva, contratados por esa firma o por la subcontrata Satom.

Tres de los secuestrados -un togolés, un malgache y una mujer francesa enferma de cáncer- fueron liberados en febrero de 2011, mientras que esos otros cuatro, franceses, siguen en manos de la organización terrorista, presumiblemente en el norte de Mali.

"Obviamente Francia no fue al encuentro de los salafistas para decirles aquí tenéis vuestro dinero. Los rescates, como todos los rescates, se pagaron indirectamente. Acabaron en manos del Gobierno maliense y se entregaron, al menos una parte, a los salafistas", señaló la exrepresentante estadounidense.

Huddleston, embajadora en Mali entre 2002 y 2005, añadió que aunque todos los Gobiernos nieguen aceptar ese tipo de prácticas para intentar liberar a sus secuestrados, "todo el mundo sabe que el dinero pasa de mano en mano a través de diferentes intermediarios".

Y esa recompensa "termina en la tesorería de AQMI y le permite comprar armas y reclutar", concluyó en esa entrevista concedida a la corresponsal de i-télé en Washington, en la que se negó a decir quién estuvo al frente de la negociación mencionada.

Los medios galos aseguran que esos cuatro franceses y otros tres secuestrados en Mali entre noviembre de 2011 y noviembre de 2012 han sido trasladados probablemente al norte de Mali, en el macizo de Ifhogas, una vasta zona de montañas donde se cree que se han refugiado los yihadistas más radicales.