El secretario de Defensa de EE.UU., Leon Panetta, reconoció hoy por primera vez que apoyó un plan para armar a la oposición siria para luchar contra las fuerzas del régimen de Bachar al Asad, que finalmente fue rechazado por la Casa Blanca.

Así lo afirmó Panetta durante una audiencia ante el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado en el que compareció junto con el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Martin Dempsey.

Hasta ahora el Pentágono ha mantenido la postura oficial del Gobierno estadounidense que se ha centrado en dar sólo ayuda humanitaria y logística, no militar a los rebeldes y abogar por una solución diplomática al conflicto sirio.

No obstante, preguntados por el senador republicano John McCain sobre si estuvieron de acuerdo con un plan para armar a los rebeldes sirios del Departamento de Estado y la CIA, que fue revelado el pasado fin de semana por el diario The New York Times, ambos respondieron afirmativamente.

McCain, quien subrayó que han muerto 60.000 personas desde que empezaron los enfrentamientos en Siria, cuestionó a los funcionarios: "¿cuántas personas más tienen que morir antes de que recomienden una opción militar?".

En este sentido preguntó si apoyaron la recomendación de la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el entonces jefe de la CIA, el general David Petraeus de proporcionar armas a la resistencia siria a lo que dijeron: "Lo hicimos".

El plan, según el diario, fue elaborado por Clinton y Petraeus a mediados del año pasado, en un contexto de aumento de la violencia en Siria y de críticas a la inacción de Estados Unidos.

La idea era someter a investigación a los grupos rebeldes y entrenar a combatientes "a los que se les suministrarían armas", pero la Casa Blanca desechó el plan preocupada por los riesgos y con el presidente Barack Obama -que ha mostrado su reticencia a esa opción- en plena campaña en busca de la reelección.

El presidente estadounidense ha defendido su oposición a entregar armas a los rebeldes sirios con el argumento de que podrían caer en manos de grupos extremistas que están involucrados en el conflicto, que va camino de cumplir dos años.

Clinton acaba de dejar el cargo por decisión propia y ha sido reemplazada por el exsenador John Kerry, mientras que Petraeus dimitió en noviembre pasado tras reconocer una relación extramatrimonial.