El exfiscal jefe del Tribunal Penal Internacional de La Haya Luis Moreno Ocampo asesorará a las asociaciones judías argentinas en la causa por el atentado perpetrado en 1994 contra la sede de la mutual AMIA, que causó 85 muertos y del que están acusados ocho iraníes y un libanés.

La Delegación de Asociaciones Israelitas de Argentina (DAIA) dio a conocer la incorporación de Moreno Ocampo, junto a los también juristas Daniel Sabsay y Pablo Lanusse, a su equipo especial de asesoramiento legal, dijo hoy a Efe el presidente de la DAIA, Julio Schlosser.

"Esta situación es inédita y queremos tomar una decisión debidamente asesorados, porque en este caso se mezclan el derecho internacional y el constitucional", explicó Schlosser.

Schlosser concretó que Ocampo, de nacionalidad argentina, llegará al país el próximo día 13 y subrayó que fue él el que se ofreció a colaborar con ellos de "una manera absolutamente voluntaria".

El exfiscal de La Haya aportará una visión internacional a la causa, tras el memorando argentino-iraní para crear una comisión especial que investigue el atentado, algo que las asociaciones judías en Argentina han "rechazado enérgicamente".

En un comunicado conjunto, la AMIA (Asociación Mutualista Israelita Argentina) y la DAIA advirtieron tras conocerse el acuerdo firmado el 27 de enero que la conformación de una comisión de la verdad "no está contemplada por las leyes argentinas" e implica una declinación de la soberanía nacional.

Además, pidieron tener presente la tarea de los fiscales y de Interpol, que dieron curso a las solicitudes de captura de miembros del exgobierno iraní, presuntamente implicados en el atentado.

El memorando de entendimiento, que entrará en vigencia una vez que sea ratificado por los Parlamentos de ambos países, fue firmado por los cancilleres de Argentina, Héctor Timerman, y de Irán, Ali Akbar Salehi, en el marco de la cumbre de la Unión Africana en Adis Abeba.

Argentina e Irán habían acordado en septiembre pasado en Nueva York, en la Asamblea de Naciones Unidas, emprender negociaciones con el fin de encontrar una vía para esclarecer la voladura del edificio de la AMIA.

El acuerdo prevé la realización de interrogatorios a los sospechosos en Teherán.

El atentado a la AMIA, que causó 85 víctimas fatales y 300 heridos, fue el segundo ataque terrorista contra intereses judíos en el país, después de que 29 personas muriesen en 1992 debido a la explosión de una bomba frente a la embajada de Israel en Buenos Aires.

La comunidad judía atribuye a Irán y a Hizbulá la planificación y ejecución de ambos atentados.