La inflación en Brasil llegó al 0,86 % en enero, lo cual supone el índice más alto para el primer mes del año desde 2003 y eleva la tasa interanual al 6,15 %, informaron hoy fuentes oficiales.

Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), la inflación aceleró durante el mes de enero en relación a diciembre pasado, cuando se había situado en un 0,79 %.

El IBGE también señaló que se trata del mayor aumento mensual desde abril de 2005, cuando fue del 0,87 %, y el peor registro desde enero de 2003, mes en que la inflación había llegado al 2,25 %.

De acuerdo a ese instituto oficial, los precios de los alimentos fueron los que más presionaron el índice de inflación, que se ha convertido en uno de los principales dolores de cabeza para el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff.

La jefa de Estado reconoció esa preocupación este martes, cuando anunció que está en estudio una posible eliminación de impuestos para los productos que forman la canasta básica de alimentos, a fin de contener el aumento de la inflación.

Rousseff afirmó que una de las metas que se ha trazado para este año es "reducir la inflación", que cerró 2012 en 5,48 por ciento y que, según cálculos del sector privado, será mayor este año.

La cesta básica en Brasil está formada por carne, leche, fríjol, arroz, harina, papa, tomate, pan, café, banana, azúcar, aceite y manteca, productos cuyos precios subieron una media de 10 por ciento en 2012, según cálculos de organismos sindicales independientes.