La ley del silencio impera en los casos de abuso sexual infantil en la India, además de la inoperancia de sectores como el policial a la hora de proteger a las víctimas, denuncia Human Rights Watch (HRW) en un informe presentado hoy.

El acto de presentación en Nueva Delhi de "Rompiendo el silencio: El abuso sexual infantil en la India" creó una gran expectación debido a la concienciación existente en el país tras la violación y asesinato de una joven en diciembre pasado.

La directora para Asia del Sur de HRW, Meenakshi Ganguly, aseguró que "el sistema indio para combatir el abuso sexual es inadecuado porque los mecanismos del Gobierno no garantizan la protección de los niños", por lo que la gente "no tiene fe en las instituciones".

"Es ya bastante difícil que un menor abusado sexualmente o sus familiares denuncien el caso o pidan ayuda y en lugar de tratar esos casos con sensibilidad, las autoridades indias a menudo degradan y vuelven a traumatizar a las víctimas", dijo Ganguly.

Según el informe, en la India se denuncian 7.200 casos de abuso sexual infantil al año, aunque los expertos estiman que un gran número de violaciones no se hacen públicas para proteger el "honor" de la familia o por la inoperancia de la policía.

En el acto participó la presidenta de la Comisión Nacional para la Protección de los Derechos del Niño, Shanta Sinha, quien afirmó que es necesario garantizar el buen funcionamiento de la ley para que el menor obtenga justicia.

"Debemos ayudar a todo aquel que consigue romper el silencio y proporcionarle justicia (...) y los retos más importantes a mejorar se encuentran dentro de la policía y el saber mostrar a la familia los pasos a seguir a la hora de denunciar un abuso", aseguró Sinha.