La policía boliviana ha dictado una orden de busca y captura internacional contra el expresidente del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz Ariel Rocha por su presunta vinculación con la red de extorsión a presos destapada en noviembre pasado, informaron hoy a Efe fuentes oficiales.

El paradero del magistrado boliviano no se conoce, si bien esta semana los medios de comunicación difundieron un vídeo supuestamente grabado en Colombia en el que niega su implicación en la citada red y se declara perseguido por la ministra de Justicia, Cecilia Ayllón.

En el vídeo, de casi una hora, el juez aparece flanqueado por sus abogados y familiares y asegura estar en la ciudad colombiana de Cali, a donde llegó, según dijo, atravesando "los controles migratorios correspondientes".

Rocha salió de Bolivia el pasado 9 de enero con un permiso legal de 15 días para tratarse de un problema de salud, y no existe constancia de que haya regresado al país.

El Gobierno boliviano pidió esta semana al juez que regrese para hacer frente a las acusaciones en su contra.

Este caso comenzó a investigarse en noviembre pasado, después de que el empresario estadounidense Jacob Ostreicher denunciara que los funcionarios implicados en la red de extorsión le pidieron 50.000 dólares a cambio de su libertad.

Ostreicher, que ahora se encuentra en libertad condicional, pasó casi 19 meses preso en una cárcel boliviana acusado de blanqueo de capitales en un caso relacionado con el narcotráfico, cargo que él niega.

Todo el caso del estadounidense se desarrolló en los tribunales de Justicia de Santa Cruz.

Desde que se destapó esta red ha sido encarcelada una docena de personas entre las que figuran asesores jurídicos del ministerio de Gobierno y fiscales.

También se han ido sucediendo en los últimos dos meses las denuncias de otras supuestas víctimas de esta red de extorsión.

La Fiscalía llamó a declarar al magistrado Rocha por este caso, pero como no asistió a la comparecencia, se instruyó su captura, y su vivienda y oficina fueron requisadas.