Autoridades de Bolivia, Brasil y Perú reunidas en La Paz acordaron hoy elaborar un plan para la lucha contra el narcotráfico que incluya operaciones conjuntas en las fronteras y el intercambio de información policial y financiera.

El anuncio fue realizado por el ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, al concluir una reunión trilateral en la que participaron sus colegas peruanos del Interior, Wilfredo Pedraza, y de Justicia, Eda Rivas, y también la secretaria de Justicia de Brasil, Marcia Pelegrini.

Romero explicó en rueda de prensa que la elaboración del plan estará a cargo de un grupo de trabajo con delegados de "entidades públicas que tienen que ver con la lucha contra el narcotráfico" en los tres países.

El grupo tendrá tres meses para elaborar "una propuesta de plan de acción" que tenga en cuenta las líneas generales abordadas en una primera reunión trilateral celebrada en noviembre pasado en Lima y que fueron repasadas hoy en La Paz.

El ministro boliviano señaló que uno de los aspectos que debe incluir el plan son propuestas para el control "del espacio aéreo, terrestre, lacustre, ribereño y de los puntos de paso fronterizo".

También debe proponer acciones de inteligencia para la producción e intercambio de información policial y financiera que, según Romero, es "estratégica" y "va a facilitar acciones mucho más contundentes en esta lucha contra el narcotráfico".

En 60 días, la comisión se reunirá para estudiar en concreto la creación de un fondo común para combatir el narcotráfico, incluyendo la procedencia de los recursos económicos que lo nutrirán y cómo se empleará ese dinero, explicó por su parte el ministro Pedraza.

La autoridad peruana expresó su complacencia por los resultados del encuentro, en el que se pudo avanzar para tener "un programa más concreto de unión de esfuerzos" en la lucha antinarcóticos.

En la cita también estuvieron presentes el representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), César Guedes, y funcionarios de alto nivel de Perú, Brasil y Bolivia vinculados a la lucha contra las drogas.

Las delegaciones participaron más temprano en un foro que analizó leyes para la confiscación de bienes al narcotráfico y otros crímenes como herramienta eficaz para combatirlos.

Romero destacó antes la importancia de que los tres países combatan conjuntamente el narcotráfico, ya que Bolivia comparte con Brasil una frontera de 3.600 kilómetros y de 1.400 con Perú.