Los diarios de Lima destacaron hoy que el Gobierno chileno haya desvinculado el reclamo de Bolivia, sobre un acceso al mar, del contencioso que Chile y Perú tienen ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre su delimitación marítima.

El diario El Comercio dedicó su tema del día al "oportuno deslinde" hecho por el canciller chileno, Alfredo Moreno, después de las declaraciones del presidente Sebastián Piñera, en el sentido de que Bolivia podría obtener un acceso al mar, en la frontera con Perú, si la corte de La Haya emite un fallo favorable a su país.

"Las conversaciones con Bolivia en nada afectan los derechos de otros países", dijo ayer Moreno citado por el matutino limeño.

"Lo que hemos conversado con Bolivia tampoco tiene influencia sobre el mar", agregó el ministro chileno, en alusión a la demanda peruana para fijar los límites marítimos.

No obstante, las autoridades bolivianas han negado haber recibido alguna propuesta formal de Piñera para tener acceso al mar a través de una franja de territorio chileno al norte de Arica.

El coagente de Perú en el contencioso ante La Haya, José Antonio García Belaúnde, declaró al diario El Comercio que Piñera se equivocó al manifestar que un fallo favorable a Perú no le permitiría dar un enclave autónomo a Bolivia.

García Belaúnde dijo que al tratarse de una región con autonomía "podría estar en cualquier parte: en Mejillones, en Antofagasta, en Iquique, en cualquier parte" y no necesariamente en la frontera con Perú.

Por su parte, el diario La República opinó en su editorial que el mismo Gobierno chileno desarmó "una operación improvisada y poco amistosa" con la aclaración hecha por Moreno.

"El comentario de Piñera no solo fue descortés. Implicó una falta de conocimiento del derecho internacional al pretender condicionar sus relaciones con un tercer país al fallo de un tribunal internacional", indicó el periódico.

"Fue también incoherente en otro aspecto: intentar vincular al Perú a los problemas bilaterales de Chile", añadió.

Según La República, es "imposible por ahora determinar las motivaciones finales y reales de Santiago en este episodio".

"En nuestro caso, el Gobierno (peruano) ha reiterado con precisión que si bien existe una simpatía por la demanda boliviana de salida al mar, las conversaciones chileno-bolivianas constituyen un asunto bilateral", apuntó.

El historiador Antonio Zapata afirmó, en una columna publicada hoy por La República, que "la historia muestra que Bolivia no ha de cesar (en su reclamo), que su presión sólo terminará cuando obtenga una salida al mar".

En tal sentido, opinó que para Perú "lo mejor sería que Chile proponga algo razonable que acepte Bolivia" y que esta propuesta idealmente sería "al sur de Arica".

"Es cierto que Chile nunca ha de dividirse, pero no tiene que hacerlo", señaló Zapata y planteó que ese país puede conceder "un territorio costero, que se comunique con Bolivia a través de una carretera chilena".

El analista dijo que a Perú sólo le queda esperar el fallo de la corte de La Haya, pero siguiendo con atención "las iniciativas de Chile, que ha de mover la alfombra una y otra vez de aquí a la sentencia", que será emitida probablemente a mediados de este año.