El exsenador y extesorero del Partido Popular español Luis Bárcenas declara hoy en Madrid ante la Fiscalía Anticorrupción acerca de la supuesta contabilidad oculta de la formación gubernamental y los pagos que presuntamente habría hecho a sus dirigentes.

Bárcenas llegó a media mañana a la sede de la Fiscalía, alrededor de la cual la policía había establecido un cordón de seguridad, habida cuenta del escándalo creado en el país por este caso y la gran atención mediática que conlleva.

Poco antes había declarado ante la misma Fiscalía el exdiputado del PP Jorge Trías, quien en recientes declaraciones a algunos medios de comunicación aseguró que existieron sobresueldos en el Partido Popular.

La Fiscalía Anticorrupción ha abierto una investigación propia sobre "la posible existencia de una caja B del Partido Popular", después de que el diario "El País" publicara una contabilidad manuscrita, supuestamente de Bárcenas, donde constan pagos a la cúpula de esta formación, incluido el actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El jefe del Ejecutivo español ha asegurado que es falso que él y otros dirigentes del partido hayan percibido retribuciones al margen de la contabilidad oficial.

Bárcenas está imputado desde 2009 en el llamado "caso Gürtel" sobre corrupción, tráfico de influencias y blanqueo de capitales ligado presuntamente a cargos del PP, que estalló hace cuatro años tras una operación coordinada por el entonces juez Baltasar Garzón.

Por ello, una vez finalizada esta investigación abierta por la Fiscalía, si ve indicios de delito remitirá el resultado al juez que instruye actualmente el caso Gürtel en la Audiencia Nacional, Pablo Ruz.

Este magistrado está investigando las cuentas halladas en Suiza al extesorero del PP, aunque la Fiscalía no ve por el momento "indicios que permitan vincular" dichas cuentas con la supuesta contabilidad opaca del PP.

Y según un auto publicado ayer por el juez, también está investigando si los veintiún imputados por delitos fiscales en el caso "Gürtel" se acogieron a la llamada amnistía fiscal aprobada por el Gobierno de Rajoy en 2012.

El Ejecutivo español aprobó el año pasado una amnistía fiscal con el objetivo de hacer aflorar dinero negro, en virtud de la cuál sólo se debía abonar el 10 % del dinero defraudado.

Ayer se conoció que Bárcenas sí se acogió a esa amnistía fiscal con fondos procedentes de una cuenta que tenía en Suiza, con los que pagó a la Hacienda española 1,2 millones de euros.

Así figura en un informe de la Comisión para la Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (SEPBLAC) del Banco de España, que fue enviado al juez Pablo Ruz.