La detención ayer de cuatro presuntos terroristas de una red yihadista en la región de París está relacionada con la captura de otra persona el pasado verano en la frontera entre Mali y Níger, según indicó hoy el ministro francés de Interior, Manuel Valls.

Valls explicó, en la sesión de control al Gobierno en la Asamblea Nacional, que los arrestos que llevaron a cabo ayer los servicios secretos de la policía (DCRI) "sin duda tienen que ver con otra persona arrestada en la frontera entre Mali y Níger".

Insistió en la "determinación" de su Gobierno de combatir el terrorismo, tras haber advertido: "Afrontamos una doble amenaza", una de ellas en el exterior que, entre otras cosas, justifica la intervención militar francesa en Mali.

También habló de "una amenaza interior", lo que él mismo llama el "enemigo interior", y a ese respecto se refirió a los crímenes cometidos en Toulouse y en su región en marzo del año pasado por el joven yihadista Mohamed Merah, abatido ese mismo mes por la policía.

Igualmente recordó el desmantelamiento en septiembre de una célula de presuntos terroristas islámicos con base en Sarcelles, una ciudad del extrarradio norte de París.