ArcelorMittal cerró 2012 con una pérdida de 3.726 millones de dólares (2.746 millones de euros al cambio actual) frente a los 4.898 millones dólares que ganó el año anterior, unos números rojos que ha atribuido a la depreciación de sus activos intangibles y a los costes de su reestructuración.

Así, las pérdidas incluyen 4.300 millones de dólares correspondientes a aportaciones no dinerarias a los fondos de comercio, 600 millones a los costes de la reestructuración y 700 millones de dólares al saneamiento de activos fijos , ha informado hoy la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El resultado bruto de explotación (Ebitda) se redujo un 30 %, hasta 7.080 millones de dólares (5.717,96 millones de euros), en tanto que las ventas bajaron el 10,4 % y se situaron en 84.213 millones de dólares (62.064 millones de euros).

En la nota, el presidente ejecutivo de ArcelorMittal, Lakshmi Mittal, explica que 2012 ha sido un año muy difícil para la industria siderúrgica, particularmente en el Europa, donde la demanda ha caído el 8,8 %.

No obstante, a lo largo del ejercicio la compañía ha adoptado importantes medidas para hacer frente a los retos, como la concentración de su actividad productiva, la reducción de su deuda neta y el aumento de la competitividad de sus activos, añade el ejecutivo.

Aunque las dificultades continuarán en 2013, sobre todo por la fragilidad de la economía europea, ArcelorMittal considera que ya se ven señales positivas, lo que, combinado a las medida tomadas para reforzar su negocio, hace prever que mejorarán sus resultados.

Así, el gigante siderúrgico confía en elevar su ebitda y prevé inversiones de capital fijo por valor de 3.500 millones de dólares.

Además, la compañía espera ingresar en la primera mitad del año unos 5.000 millones de dólares procedentes de la ampliación de capital realizada en enero y de la venta de su participación del 15 % de ArcelorMittal Mines Canadá (AMMC), lo que le permitirá recortar su deuda en 17.000 millones.