Al menos 25 personas han muerto en el norte de Pakistán a causa de las precipitaciones "sin precedentes" que se registran en esa zona desde el pasado fin de semana, informó hoy un organismo gubernamental.

"Ya se han recuperado los cadáveres de 18 personas y estamos intentando rescatar otros siete de personas que ya han sido dadas por muertas", dijo a Efe un responsable de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres (NDMA en siglas inglesas), Said Naím.

La fuente reconoció que no se descartan más muertes que no han sido aún registradas por las autoridades.

De acuerdo con la NDMA, la mayoría de las muertes han sido causadas por el derrumbe de techos de viviendas, mientras que una decena de personas fueron arrastradas por las aguas que arrasaron varias partes de la provincia norteña de Khyber Pakhtunkwa.

Una nota publicada hoy por el organismo afirma que las lluvias registradas este febrero en Pakistán no tienen precedentes.

El diario local Express Tribune elevó "al menos a 45" los fallecidos a causa de las tormentas en los últimos días, aunque atribuyó ese número a cálculos oficiosos.

El departamento meteorológico de la NDMA prevé que continúen las lluvias durante la próxima semana, "pero con unos niveles mucho menores", según Naím.

La montañosa región septentrional de Pakistán reúne las cuencas de diversos ríos que nacen en cordilleras asociadas a la cadena del Himalaya, y es especialmente vulnerable a las intensas precipitaciones que se registran periódicamente en la zona.

Pakistán vivió en 2010 las peores inundaciones de su historia tras un monzón extraordinariamente lluvioso que dejó cerca de 2.000 muertos, buena parte de ellos en la región norte del país.