Los ataques violentos contra autobuses en Santa Catarina, estado del sur de Brasil fronterizo con Argentina, prosiguieron hoy por sexta madrugada consecutiva pese a la decisión de la policía de reforzar la vigilancia y hasta de escoltar algunos vehículos, informaron las autoridades.

Al menos siete nuevos ataques contra vehículos fueron registrados entre la noche del lunes y la madrugada de este martes en diferentes ciudades de Santa Catarina, según el último boletín de la secretaría regional de Seguridad.

Cuatro autobuses y un camión fueron incendiados por hombres armados y encapuchados en las ciudades de Tubarao, Ilhota, Chapecó, Joinville e Itajaí, en tanto que otros dos autobuses fueron apedreados en las ciudades de Criciúma e Itapema en la madrugada.

Un pasajero de uno de los autobuses atacado con piedras sufrió heridas.

Las nuevas acciones elevan a 23 el número de autobuses incendiados o apedreados desde la madrugada del pasado jueves en 18 diferentes ciudades de Santa Catarina, y a 50 el número de ataques violentos en los últimos seis días, ya que también se han registrado tiroteos contra edificaciones policiales y públicas.

Las autoridades atribuyen los ataques a una respuesta a las acciones policiales contra las bandas de narcotraficantes y al endurecimiento del trato de los presos encarcelados en el estado.

Esta, además, es la segunda ola de atentados en tres meses en este estado, ya que en noviembre pasado fueron registrados 68 ataques similares, incluyendo 27 autobuses incendiados, en siete días.

La violencia prosiguió pese a que, para hacer frente a los agresores, el gobierno regional de Santa Catarina determinó el refuerzo policial en todas las ciudades y a que los pocos autobuses que circulan en la madrugada lo hacen escoltados por uniformados.

Los últimos ataques, sin embargo, tuvieron principalmente como blanco autobuses parados en los estacionamientos de las empresas de transporte.