El Parlamento de la provincia argentina de Tucumán aceptó una solicitud con vistas a la destitución de los tres jueces que absolvieron a todos los imputados en un sonado juicio por el secuestro y desaparición de la joven Marita Verón, supuestamente víctima de una red de trata de personas.

Fuentes oficiales informaron hoy de que la Comisión de Juicio Político de la Legislatura provincial tucumana dio curso a la solicitud de destitución presentada por la madre de la joven, Susana Trimarco, contra los jueces Alberto Piedrabuena, Emilio Herrera Molina y Eduardo Romero Lascano.

Los primeros día de marzo la comisión evaluará si acusa o no a los jueces ante el tribunal de enjuiciamiento para magistrados, revelaron portavoces de la Legislatura.

Será la primera vez que se reúna este cuerpo integrado por miembros de los tres poderes del Estado, que fue creado cuando se reformó la Constitución provincial de Tucumán (norte de Argentina) en 2006.

Marita Verón, de 23 años, desapareció en San Miguel de Tucumán, a unos 1.200 kilómetros de Buenos Aires, el 3 de abril de 2002 y según sus padres y los sucesivos fiscales que intervinieron en la causa se trató de un secuestro con fines de trata de personas para la prostitución.

El juicio oral comenzó 10 años después del secuestro y concluyó en diciembre de 2012 con la absolución de los 13 acusados, tras la decisión de los magistrados de no tomar en cuenta los testimonios en los que se basa la acusación.