El fabricante de vehículos Mitsubishi Motors presentó un benefició neto entre abril y diciembre de 2012 de 17.300 millones de yenes (139 millones de euros), un 27 % más que en el mismo periodo de 2011 gracias a sus esfuerzos para recortar gastos.

Su beneficio operativo en este periodo fue de 2.400 millones de yenes (19 millones de euros), un 6 % más que en el año anterior, aunque sus ingresos por venta se redujeron un 1 % hasta 1,28 billones de yenes (10.321 millones de euros) debido a la fortaleza que mostró el yen con respecto al euro y al dólar australiano.

En estos nueve meses, tres primeros trimestres del año fiscal japonés, la venta de sus vehículos se incrementó en el sudeste asiático, especialmente en Tailandia, donde crecieron un 10 % interanual, gracias a la popularidad de su modelo Mirage.

No obstante, la compañía explicó en un comunicado que ha retrocedido en América del Norte, Europa y Japón.

El fabricante tokiota mantuvo intacta su previsión con respecto al beneficio neto que espera para la totalidad del ejercicio fiscal 2012, que en Japón termina el próximo 31 de marzo, y en el que espera ganar 13.000 millones de yenes (104 millones de euros).

Sin embargo, redujo la previsión de su beneficio operativo en un 20 % con respecto a lo estipulado el pasado octubre hasta los 64.000 millones de yenes (514 millones de euros).

También redujo en un 1,1 % sus ingresos por venta hasta los 1,81 billones de yenes (14.564 millones de euros).