Las fuerzas especiales sudafricanas detuvieron hoy a 19 supuestos rebeldes de la República Democrática del Congo (RDC) que operaban en suelo del país austral, informó la Policía en un comunicado.

"Creemos que su objetivo es derrocar el actual Gobierno de la RDC", dice el comunicado policial, sin precisar si los detenidos pertenecen a algún grupo armado rebelde.

Los arrestos se produjeron en la provincia de Limpopo (noreste de Sudáfrica), después de una operación conjunta de inteligencia de la unidad antiterrorista y varios departamentos de la Policía, además de otros cuerpos de la seguridad del Estado.

Está previsto que los supuestos rebeldes comparezcan hoy ante el Tribunal Regional de Pretoria, la capital administrativa de Sudáfrica.

Los detenidos están acusados de violar la ley de Asistencia Militar Extranjera, que prohíbe en territorio sudafricano actividades para derrocar a un Gobierno legítimo extranjero.

La investigación del caso sigue su curso una vez realizados los arrestos, agrega el comunicado si aportar más detalles.

El largo conflicto del este de la RDC se reavivó en 2012 con la formación del M23, un nuevo grupo rebelde integrado por antiguos insurgentes que puso en jaque al Gobierno del país.

El M23 tomó el pasado 20 de noviembre la estratégica ciudad de Goma, rica en minerales y fronteriza con Ruanda, lo que condujo a la evacuación de cientos de miles de personas y amenazó con un conflicto de repercusiones regionales.

Once días después, los amotinados, que aún controlan zonas de Kivu del Norte, abandonaron la ciudad y aceptaron una negociación con el Gobierno congoleño en respuesta a sus demandas.

La RDC está inmersa aún en un frágil proceso de paz tras la segunda guerra del Congo (1998-2003), que implicó a varios países africanos y tiene desplegada en su territorio una ingente misión de la ONU.