El exministro de Energía del Reino Unido Chris Huhne se declaró hoy culpable ante un tribunal británico por por un cargo de "alteración del curso de la justicia" al haber tratado de ocultar en 2003 una infracción de tráfico.

Huhne, del Partido Liberal Demócrata, y que hasta ahora siempre había negado ese cargo, dimitió de su puesto en el Gobierno de coalición el 3 de febrero de 2012 cuando la Fiscalía decidió procesarle.

El incidente en el que Huhne y la que entonces fuera su esposa, Vicky Pryce, están implicados ocurrió el 12 de mazo de 2003 cuando el coche del exministro fue sorprendido por un radar mientras viajaba desde el aeropuerto londinense de Stansted a su casa en el barrio de Clapham, al sur de Londres.

Huhne, de 57 años, pidió supuestamente a su mujer, economista, que aceptase por él la pérdida de puntos en el carné de conducir que le ocasionaría esa sanción para evitar que le fuera retirado.

En la audiencia celebrada hoy en el tribunal de Southwark, al sur de la capital británica, el extitular de Energía se declaró "culpable" mientras que Pryce, también acusada del mismo cargo, lo rechazaba.

El director de la Fiscalía, Keir Starmer, consideró en febrero de 2012 que había "suficientes pruebas" para presentar cargos contra Huhne y Pryce por intentar "alterar el curso de la Justicia" en 2003 tras una investigación policial que duró ocho meses.

Ese mismo día, Huhne presentó su dimisión al frente de la cartera de Energía para concentrarse en el proceso judicial.

Pese a que los hechos se remontan a hace una década, el incidente salió a la luz en 2011 después de que el exministro admitiese que tenía una relación extramatrimonial con Carina Trimingham, especializada en relaciones públicas y que hoy estaba entre el público durante la vista, y pusiera fin a su matrimonio tras 26 años.