El Ejército sudanés aseguró hoy que el Gobierno de Sudán del Sur no ha retirado sus tropas de las seis regiones fronterizas, según lo establecido en un acuerdo firmado entre las partes, lo que repercute en la seguridad en la frontera entre ambos países.

El portavoz de las Fuerzas Armadas sudanesas, el coronel Sawarmi Jaled Saad, dijo en un comunicado que esta falta de repliegue militar supone el rechazo del Gobierno de Yuba a la resolución 2.046 y a los acuerdos previamente firmados, en particular las disposiciones de seguridad ratificadas el 27 de septiembre de 2012 en Adis Abeba.

Según Saad, la postura de Sudán del Sur tiene "un grave impacto en la consecución de los intereses comunes de los dos pueblos y afecta negativamente a la seguridad y la estabilidad en la frontera entre los dos países".

Sudán y Sudán del Sur acordaron retirar sus tropas de estas regiones fronterizas con el objetivo de crear una zona desmilitarizada, con el fin de acabar con el conflicto que mantienen desde hace más de un año.

Por su parte, el Ejército de Sudán del Sur confirmó hoy que no ha retirado a sus tropas de la frontera y que no dará esta orden hasta que haya un compromiso para que las Fuerzas Armadas de ambos países se replieguen al mismo tiempo.

El pasado 29 de enero, Jartum denunció que Sudán del Sur había enviado refuerzos militares y armas pesadas cerca de la provincia sudanesa de Kordofán del Este, en la frontera entre los dos países.

Una última ronda de consultas entre los presidentes sudanés, Omar al Bashir, y sursudanés, Salva Kiir, se celebró la semana pasada en Adis Abeba al margen de la cumbre africana, que ha fracasado en el intento de solucionar los asuntos pendientes entre las dos partes.