Las autoridades ecuatorianas decretaron la alerta amarilla en tres provincias del país por la reactivación del volcán Reventador, que está coronado por una columna de ceniza y gases de 4 kilómetros de altura, informaron hoy fuentes oficiales.

El Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional, que vigila los volcanes del país, consideró que la actividad del Reventador se mantiene "alta", en un comunicado emitido hoy.

Sobre su cráter se alza una columna con contenido "moderado" de ceniza de 4 kilómetros de altura, según el IG, que también registró hoy ocho explosiones y tremores, que son un temblor constante causado por el movimiento de fluidos en el interior del volcán.

La declaración de alerta amarilla, que significa "aviso de activación de la amenaza", implica la movilización de los comités de operaciones de emergencia provinciales y locales para responder a cualquier eventualidad, explicó la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos.

La alerta afecta a las provincias de Napo, Orellana y Sucumbíos, según la secretaría, que aclaró que las actividades de la población en la zona del volcán "se desarrollan con normalidad".

El Reventador se ubica a unos 90 kilómetros al este de Quito en una estribación de la cordillera oriental de los Andes ecuatorianos, puerta de entrada hacia la Amazonía, en un área bastante despoblada.

El Reventador, de 3.485 metros de altura, se activó en 2002 con una gran explosión y lanzó al aire millones de toneladas de ceniza, que llegaron hasta Quito.