El abogado dominicano Vinicio Castillo Semán, mencionado en la denuncia en contra del senador por Nueva Jersey, el cubano-estadounidense Bob Menéndez, acusado de mantener relaciones con prostitutas en la República Dominicana, negó hoy los hechos y anuncio acciones legales en el país.

El letrado es primo del doctor Salomón Melgen, afincado en Florida, y a quien el FBI investiga por motivos financieros.

Según la denuncia, el senador demócrata aceptó indebidamente viajes gratis de Melgen a la República Dominicana, algo que su oficina ha negado tajantemente, así como cualquier relación con prostitutas menores de edad en el país caribeño, como informó el pasado noviembre el blog conservador Daily Caller.

Según The Miami Herald, el FBI investiga desde el año pasado las acusaciones de que tanto Menéndez como Melgen viajaron a la República Dominicana y presuntamente contrataron los servicios de prostitutas menores de edad, como asegura el citado blog.

Ese grupo destaca en su página web un correo electrónico, con fecha del 21 de abril de 2012, de una mujer dominicana, que detalla cómo ella y otras "muchachas" eran trasladadas a las casas de Melgen, una de ellas en La Romana (este), y que a "ese senador importante también le gustan las más jóvenes y nuevas".

Castillo Semán, una de las principales caras del partido minoritario Fuerza Nacional Progresista (FNP), aliado al oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), califico hoy de "falsa" y "calumniosa" la denuncia y de "intachable" y "digna" la conducta de Menéndez, a quien dice conocer desde hace más de 15 años.

El abogado, quien es hijo del director general de Ética e Integridad Gubernamental, Marino Vinicio Castillo, anunció que en "las próximas horas" apoderará del caso a la Fiscalía del Distrito Nacional y presentará una denuncia formal ante la Dirección de Crímenes de Alta Tecnología (Dicat) para que se persiga penalmente "a los que han conspirado" desde el país contra Menéndez y Melgen.

En una nota leída en rueda de prensa, el abogado denunció una "campaña sucia" en contra suya y de los dos acusados, por lo que, en su opinión, la Dicat "deberá solicitar y recibir ayuda del FBI y la DEA, a fin de establecer quiénes, en República Dominicana y los EE.UU., se coaligaron para fabricar testimonios y documentos falsos para asesinar moralmente" a los tres.

Castillo Semán atribuyó la acusación a un conflicto surgido con "sectores poderosos" del país, quienes supuestamente "se niegan rotundamente" a que "los millones de contenedores que entran y salen a nuestros puertos puedan ser escaneados con un sistema de alta tecnología de rayos X".

Este servicio, del que Melgen es accionista, fue contratado por el Estado dominicano en 2002, recordó el letrado, aunque aclaró que Menéndez "no tuvo absolutamente nada" que ver con la adquisición de las acciones del doctor, con experiencias en empresas relacionadas.

De acuerdo con el abogado local, "el narcotráfico y sus aliados en el país no tienen interés en que esa alta tecnología (de rayos X) sea implementada en nuestros puertos y es ahí la causa profunda de la campaña sucia de descrédito" en contra de ellos.

Según informaciones procedentes de EE.UU, el Comité de Ética del Senado sopesa las acusaciones de que Menéndez aceptó indebidamente viajes gratis de Melgen al país, algo que su oficina ha negado.

Menéndez, de 59 años, es el líder hispano demócrata de mayor perfil en el Senado y fue seleccionado como presidente del poderoso Comité de Relaciones Exteriores, puesto que ocupaba desde 2009 el ahora secretario de Estado de EE.UU., John Kerry.

Su amistad con Melgen y las investigaciones paralelas contra éste han desatado el interés de la prensa nacional después de que se revelara que Menéndez hizo dos viajes a la República Dominicana en el avión privado del cirujano en 2010, sin haberlos reportado como obsequio, como exige la ley.

El pasado 4 de enero, Menéndez reembolsó 58.500 dólares a Melgen de su propio bolsillo por los viajes, pero no los había comunicado.