La Justicia argentina reanudará mañana en Buenos Aires las audiencias del tercer juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) durante la última dictadura militar, en el que por primera vez hay imputados pilotos de los llamados "vuelos de la muerte".

En esta fase de la megacausa hay 68 imputados y abarca los casos de 789 víctimas de violaciones de los derechos humanos en la ESMA, el mayor centro de detenciones clandestinas del país durante la ultima dictadura (1976-1983), entre ellas la joven sueca Dagmar Hagelin y la dirigente de la guerrilla Montoneros Norma Arrostito.

El juicio, iniciado el pasado 28 de noviembre y que podría extenderse hasta dos años, se desarrolla en el Tribunal Oral en lo Federal 5, por el que se prevé que pasen a declarar unos 900 testigos.

Entre los acusados figura Jorge Eduardo Acosta, excapitán de fragata y exjefe de Inteligencia y del Grupo de Tareas de la ESMA; el excapitán de corbeta Ricardo Miguel Cavallo, extraditado desde España en 2008, y el excapitán de la Armada y agente de inteligencia Alfredo Astiz, conocido como el "Ángel Rubio" o el "Ángel de la muerte".

Además, se procesará a los civiles Gonzalo Torres de Tolosa, alias "Teniente Vaca", abogado integrante del grupo de Tareas de la ESMA, y al economista Juan Ernesto Alemann, exsecretario de Hacienda de la dictadura, acusado de presenciar un interrogatorio bajo torturas.

Por los "vuelos de la muerte", en los que se arrojaba al río de la Plata o al océano Atlántico a personas secuestradas por la dictadura, están acusados los pilotos de Aerolíneas Argentinas y prefectos retirados Enrique José De Saint y Georges Mario Daniel Arru, Alejandro Domingo D'Agostino, jefe de la División de Veteranos de Guerra de la Prefectura.

También deberá declarar ante los jueces Leopoldo Bruglia, Daniel Obligado y Adriana Paliotti el expiloto de la línea aérea holandesa Transavia Julio César Poch, extraditado desde España.

La anterior fase de la "megacausa" de la ESMA, el mayor juicio abierto en Argentina por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura, concluyó en octubre de 2012 con 16 condenados.

La "megacausa" se compone de nueve procesos judiciales por crímenes cometidos en la cárcel clandestina, por donde pasaron unas 5.000 víctimas de la represión militar, según organizaciones de derechos humanos.