El selectivo Nikkei de la Bolsa de Tokio tocó hoy temporalmente tras las primeras cotizaciones del día los 11.252 puntos, su máximo desde abril de 2010, impulsado por la continuada depreciación de la divisa local, el yen.

El dólar mantuvo hoy su escalada con respecto a la moneda nipona y se intercambió en Tokio momentáneamente en la banda alta de los 92 yenes, después de que en la víspera tocara los 92,97 yenes en Nueva York, su mayor nivel desde mayo de 2010.

El euro llegó a cambiarse en los 126,70 yenes en Wall Street, su máximo desde abril de 2010, y por encima de la banda media de los 125 yenes del viernes en Tokio.

La nueva caída del yen benefició hoy en Tokio a las principales exportadoras japonesas, con importantes subidas de gigantes como Sony o Panasonic, que llegaron a registrar subidas del 8,77 % y el 15,75 %, respectivamente.

El yen, que se ha sido una moneda "refugio" durante el actual periodo de incertidumbre económica, se ha depreciado con fuerza desde el pasado noviembre, cuando el nuevo primer ministro, Shinzo Abe, presentó una candidatura centrada en las medidas de estímulo.

La Bolsa de Tokio también se vio hoy también beneficiada por los datos de desempleo en EEUU publicados el pasado viernes, según los analistas del diario económico Nikkei.

En este sentido, Washington anunció que en enero la tasa de desempleo subió una décima hasta el 7,9 % hasta los 157.000 puestos de trabajo, por encima de la barrera psicológica de los 100.000 empleos.

Durante la jornada de hoy los avances estuvieron liderados temporalmente por los sectores metalúrgico, textil y de maquinaria eléctrica, mientras que cayeron el de las eléctricas y el farmacéutico.