Aviones franceses bombardearon anoche supuestos almacenes logísticos y centros de entrenamiento de grupos terroristas en el norte de Kidal, en Mali, informó hoy el Estado Mayor galo.

El ataque tuvo lugar inmediatamente después de la visita relámpago del presidente francés, François Hollande, a la capital maliense Bamako y a la localidad septentrional de Tombuctú, uno de los bastiones de los radicales.

En esa última ciudad, liberada esta semana por tropas francesas y malienses del control de grupos yihadistas, Hollande ya había declarado que los combates aún no habían terminado y advertido que "los grupos terroristas han sido debilitados, han sufrido grandes pérdidas, pero no han desaparecido".