El Gobierno de Paraguay decidió hoy echar lejía (cloro) en grandes cantidades como medida para reducir el mal olor que desprenden las contaminadas aguas del lago Ypacaraí, a medio centenar de kilómetros de Asunción.

Según fuentes del Ejecutivo que cita la agencia pública IP, esa fue la decisión adoptada hoy en una reunión ministerial en la residencia del presidente, Federico Franco, quien ayer decretó una declaración de emergencia para el lago.

El ministro de Salud, Antonio Arbo, tenía previsto reunirse hoy con el intendente de la ciudad de Areguá, la más afectada por el hedor, antes de derramar una "cantidad considerable de lavandina" en el lago, de acuerdo con las mismas fuentes, quienes dijeron que también se plantea la evacuación de los vecinos que viven más cerca del Ypacaraí.

El lago, inmortalizado por el cantante español Julio Iglesias en su versión de una tradicional guarania paraguaya de Demetrio Ortiz, está situado a unos 50 kilómetros al este de Asunción y sus aguas son utilizadas para consumo en las localidades vecinas de San Bernardino, Ypacaraí y Areguá.

Es, además, un popular destino recreativo y turístico, pero el 24 de septiembre pasado el Gobierno prohibió el consumo de sus aguas y pescados, el baño y la práctica de deportes acuáticos tras detectar la presencia de algas tóxicas.

En los meses transcurridos, la situación ha empeorado, lo que llevó a Franco a decretar la emergencia para tomar medidas inmediatas de mejora del lago.

El Ministerio de Salud advirtió en septiembre que el 90 por ciento de los focos de contaminación del lago provenían de industrias y que sus desechos eran la causa principal de la aparición de las cianobacterias o algas tóxicas.

El pasado 30 de enero, el Gobierno conminó a la Fiscalía a actuar contra 194 empresas que supuestamente arrojan sus desechos al Ypacaraí.