El Gobierno de Costa Rica expresó hoy su solidaridad con México tras la explosión ocurrida el jueves en la sede de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Ciudad de México que dejó al menos 33 muertos y 121 heridos.

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, envió una nota a su colega mexicano, Enrique Peña Nieto, en la que transmitió "sus más sentidas condolencias en nombre de todos los costarricenses, de nuestro Gobierno y en el mío propio".

"Nuestros sentimientos de solidaridad y afecto en estos difíciles momentos que enlutan a vuestro país, muy especialmente acompañan con cariño y estima a los familiares de las víctimas que perdieron sus vidas en esta adversidad. Oramos con fe y esperanza por la pronta recuperación de los heridos", manifestó Chinchilla.

Por su parte, la Cancillería costarricense expresó en un comunicado "los sentimientos de solidaridad con el pueblo y el Gobierno de México, del presidente Enrique Peña Nieto, ante la dolorosa tragedia causada por la explosión".

"Costa Rica expresa su consternación y, al mismo tiempo, se suma a las muestras de solidaridad con las familias de las víctimas y afectados y hacemos votos por un pronto retorno de la normalidad ante esta tragedia que ha enlutado a numerosas familias", indica el comunicado.

El Gobierno costarricense afirmó que México es "una nación que ha dado muestras de su extraordinaria voluntad de sobreponerse a las adversidades" y mostró su confianza en que ese país "encontrará las fuerzas suficientes para superar estos difíciles y dolorosos momentos".

La explosión causó al menos 33 muertos y 121 heridos, mientras las autoridades investigan el caso sin descartar ninguna hipótesis aún, incluso la posibilidad de un atentado.