El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró hoy que aún "hay margen para la negociación" con Irán con respecto a su programa nuclear, pero agregó que Teherán debe tomar la iniciativa para retomar el diálogo.

Biden hizo estas declaraciones durante su intervención en la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC), una de las reuniones de referencia a nivel global en materia de defensa y asuntos exteriores, que desde ayer y hasta mañana debate principalmente sobre las guerras en Mali y Siria y el programa nuclear iraní.

"Aún hay margen para la negociación, pero la pelota está en el tejado de Irán", afirmó el vicepresidente de Estados Unidos, que destacó que Teherán tiene ahora la oportunidad de reiniciar conversaciones multilaterales.

Biden añadió que la Administración del presidente Barack Obama dio a Irán "la oportunidad de explicar" a la comunidad internacional sus intenciones tras su programa nuclear, pero que es conocido "el camino que ha seguido" Teherán.

Señaló a este respecto que la política de Washington en este asunto no es de "contención" sino de "prevención", porque el objetivo de Estados Unidos es que Irán "no obtenga armas nucleares".

Si Irán persiste en su actual línea, lo único que conseguirá será "más presión" y "más aislamiento" como respuesta por parte de la comunidad internacional, además de "las más robustas sanciones (económicas) de la historia" que ya se han impuesto sobre el país.

En total, a Múnich van a acudir 90 delegaciones nacionales, aproximadamente una docena de jefes de Estado y Gobierno, 70 ministros de Exteriores y Defensa, y 60 directores ejecutivos de grandes empresas.